Casas prefabricadas, ¿A favor o en contra?

Casas prefabricadas, ¿A favor o en contra?

Hasta hace unos años, las casas prefabricadas eran esas que veíamos en programas americanos que se podían llevar de un sitio a otro. Como caravanas pero más «hogareño». En la actualidad este concepto ha evolucionado y este tipo de construcción cada vez es más demandado por los españoles. Fácil construcción, diseños modernos, segura, relativamente económica…pero, ¿qué debemos saber de este nuevo concepto de construcción?

Sobre todo tenemos que tener especial cuidad en los temas legales así como en la financiación, la ubicación y el seguro del hogar, sutilmente diferentes al ser otro tipo de viviendas no tan comunes a día de hoy. Pero empecemos por el principio.

Ubicación

Cualquier construcción que vaya a fijarse en el suelo es necesario adquirir dicho terreno. En gran medida es aquí donde se hace la inversión de nuestro hogar, pues el coste de la casa prefabricada no incluye el precio del terreno, el cual lo eliges tú. 

Este punto es exactamente igual a las personas que quieren construirse una casa independiente. En las parcelas ubicadas en terrenos urbanos, el precio será bastante alto que si nos desplazamos a la periferia o a una zona rural donde notaremos que los costes disminuyen notablemente pero en estos casos, tendremos que tener en cuenta aspectos como la eficiencia y la sostenibilidad de la edificación, así como la arquitectura  del entorno que las rodean. Esto es un handicap considerable pues, los diseños de estas casas como comentábamos al principio, son modernos y curiosos, algo que chocará bastante con la típica casa rural cuadrada o rectangular y colores pardos.

 

Financiación

Aunque este tipo de construcciones es más barato que las convencionales no siempre se tiene todo el dinero disponible para hacer la inversión al momento y toca financiar. En este punto, no es lo mismo comprar una casa a una constructora, que hacerla nosotros mismos. Y tampoco es lo mismo hacernos una casa fija que una móvil. Vamos a centrarnos en lo que deberíamos hacer en el caso de la casa fija prefabricada.

Deberíamos elegir el préstamo auto promotor. Este sistema de financiación está orientado a particulares que se construyen sus propias casas (sean prefabricadas o no). Para poder obtenerlo, es necesario cumplir los siguientes requisitos:

  • Poseer la parcela en propiedad o el alquiler sobre el terreno en el que se construirá la casa.
  • Que el proyecto de la casa prefabricada esté firmado por un arquitecto del Colegio de Arquitectos. No es necesario que el arquitecto que firme el proyecto sea de la comunidad donde se vaya a hacer la casa. Sí aconsejan los colegios de arquitectos que el visado sea del colegio de la misma provincia.
  • Estar en posesión de la licencia de obras del Ayuntamiento del terreno en el que vaya a estar la vivienda.

Con estos puntos solventados, las trabas a la hora de financiar la casa serán menores. Pero aún así, se deberá negociar los términos y condiciones del crédito con el banco. La cantidad prestada, la cuota y la duración dependerán del perfil personal y económico que tengamos, así como de la entidad bancaria que lo preste.

Aquí hay que destacar una diferencia con respecto a las hipotecas tradicionales, no nos entregan toda la cantidad, sino que nos van ingresando parte según el proyecto vaya avanzando. 

 

Licencias y trámites

Aquí viene el mayor de los problemas. La legislación que rodea a este tipo de construcciones a veces echa para atrás a los futuros compradores por las dificultades y complicaciones que se presentan en el desarrollo de este punto. Conozcamos algunos puntos a tener en cuenta:

  • Las casas prefabricadas fijas se encuentran bajo la misma legislación que las construcciones tradicionales, lo que limita y reduce las ventajas que ofrecen.
  • Solo están permitidas en suelo urbano
  • Se debe contratar un Organismo de Control Técnico para certificar la correcta ejecución de las obras de la vivienda y esto tiene un coste. Hay que matizar, que muchos constructores de este tipo de casas, lo ven innecesario.
  • Cada municipio tiene su Plan General de Ordenación Urbana y sus leyes. Es necesario acercarse al Ayuntamiento para que nos expliquen de primera mano todo lo necesario que debemos saber a la hora de construir nuestra casa: límite de altura, metros cuadrados disponibles, características del suelo…

 

Seguro para la casa

Por último y no por ello menos importante, el seguro para nuestra futura casa. En principio el sistema que se sigue para obtener un seguro en este tipo de casas es similar al que se sigue para las tradicionales. La compañía analizará y valorará una serie de características que en su conjunto nos darán el coste del seguro. Por lo tanto, no es lo mismo construir una casa prefabricada de madera que de otro material. Debido a que es un material más sensible al exterior que otros, encarecerá el coste del seguro. Pero hablamos solo en casos puntuales. Si las casas prefabricadas tienen el mismo material de construcción que las casas tradicionales, el coste debería ser parecido. 

 

En definitiva, la construcción de una casa prefabricada puede ser muy interesante si se dispone de un terreno edificable y queremos construirnos una casa relativamente barata, pero moderna y diferente a las que hay ahora mismo en el panorama inmobiliario. No obstante, tenemos que tener cuidado con estos aspectos que hemos comentado, sobre todo los temas legales pues, aunque la normativa no está del todo adecuada a este tipo de construcciones, no podemos arriesgarnos a que nos tiren el proyecto por detalles que podemos evitar.

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your comment:

Your name: