Blog

Se acerca el buen tiempo, pon a punto tu jardín

Estamos entrando en la recta final de marzo. El sol empieza a hacerse notar durante más horas, la temperatura empieza a subir suavemente y la primavera nos dice que ya va siendo hora de poner a punto nuestro jardín, para empezar a disfrutarlo. 

El caso es que, cuando hablamos de jardín, no nos podemos centrar en el típico jardín, porque sinceramente, los hay de mil tipos y cada uno merece su cuidado y dedicación. 

Para empezar, ¿Tenemos césped? ¿Es natural o es artificial?

Si es artificial, lo más importante es comprobar que sigue filtrando bien y pasar un cepillo para peinar los hilos y limpiar hojas secas o restos que ha dejado el invierno.

Qué es natural, pues muy parecido, comprobaremos que el invierno no lo haya deteriorado demasiado, si es así, arreglaremos esas zonas para que empiece a crecer cuanto antes y que en unos meses vuelva a estar uniforme todo el terreno. Eliminaremos la mala hierba, las hojas y la suciedad que se haya ido acumulando. Echamos una capa de mantillo, regamos y preparamos el riego automático y si es necesario lo cortaremos. 

Revisemos el mobiliario, ¿lo hemos cuidado bien durante el invierno? 

Ya sea tu jardín un precioso campo verde o una estupenda y grandiosa terraza espaciosa, una cosa tendremos en común: muebles para disfrutar de nuestro espacio. 

Siempre hablamos de poner los muebles a punto para poder usarlos en verano, pero la verdad es que cuidándolos bien durante los meses de invierno, a penas tendremos que esforzarnos por reformarlos o repararlos en primavera. Una buena lona que los cubra de la lluvia y el frío (dos elementos que deterioran mucho los muebles, sobre todo si están semitapados empiezan a coger humedad) y si es posible cobijados en algún lugar será más que suficiente. 

No obstante, siempre viene bien, si lo necesitasen, una mano de lija y una capa de barniz o cualquier otro producto que les de el brillo que han perdido durante los meses de frío. Lo mismo si son muebles de algún tipo de metal que a lo mejor se ha oxidado ligeramente por la humedad o el deterioro. Casi todo tiene solución y más si son muebles que nos encantan y queremos seguir disfrutando de ellos.