Allanamiento de morada: la protección del derecho a la intimidad

Allanamiento de morada: la protección del derecho a la intimidad

Este delito exige un dolo específico en el autor, que tiene que entrar en la morada ajena sabiendo que actúa en contra de la voluntad del morador. Lo que realmente se protege con este delito no es en si el derecho de propiedad, sino el derecho a la intimidad de la persona dentro de su morada, de su esfera más íntima donde desarrolla sus actividades de la vida diaria -comer, dormir, relacionarse con su familia y amigos, etc.-. El delito se consuma con la mera acción de entrar en la morada ajena o bien, permaneciendo en la vivienda en contra de la voluntad del titular de la morada.

La segunda vivienda también se contempla
La jurisprudencia también considera morada la segunda vivienda, temporal o la que se utiliza en fines de semana o vacaciones. El Tribunal Constitucional ha definido el término morada indicando que es el espacio cerrado en el que el individuo pernocta y tiene guardadas sus pertenencias.

Penas por allanamiento de morada
Los artículos 202 y 203 del Código Penal establecen las penas por allanamiento de morada de la siguiente manera:

1. El particular que sin habitar en ella entrare en morada ajena o se mantuviera en ella sin autorización de su morador será castigado con pena de prisión de 6 meses a dos años.

Si se ejecutare con violencia o intimidación la pena será prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses

2. La persona que entre contra la voluntad de su titular en el domicilio de una persona jurídica pública o privada, despacho profesional y oficina, o en un establecimiento mercantil o local abierto al público fuera de la hora de apertura, será castigado con una pena de prisión de seis meses a un año y multa de seis a diez meses.

3. El individuo que se mantuviese contra la voluntad de su titular, en el domicilio de una persona jurídica pública o privada, despacho profesional u oficina, o en establecimiento mercantil o local abierto al público, será sancionado con la pena de multa de un mes a tres meses.

4. El castigo en el caso de que el allanamiento de morada se ejecute con violencia o intimidación, entrase o se mantuviese contra la voluntad de su titular en el domicilio de una persona jurídica pública o privada, será de una pena de prisión de seis meses a tres años.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your comment:

Your name: