4 consejos para evitar incendios en casa estas Navidades

4 consejos para evitar incendios en casa estas Navidades

Estamos en el meridiano de las Navidades. Ya ha pasado noche buena y estamos a punto de entrar en un nuevo año. Son tiempos de llenar la casa de luces, hacerla todavía más acogedora para las reuniones familiares y de amigos y muchas veces el ajetreo de estos días produce despistes que podrían acabar en un buen susto.

Aquí os dejamos 4 fáciles consejos para que el único susto que tengamos sea el carbón que nos habrán dejado los Reyes si hemos sido malos.

 

EL SISTEMA DE LUCES

Como decíamos en la intro, esta época del año es la que más iluminada tenemos la casa. Solo hay que mirar a nuestro alrededor y observar todo lo que tenemos conectado a los enchufes a parte de lo habitual: las luces del árbol, las luces de la entrada, las luces para decorar la tele, las luces de…

En principio no tendría por qué pasara absolutamente nada. El sistema eléctrico de hoy en día está preparado para poder hacer frente a esta especial iluminación. El problema está cuando o bien dichas luces o bien en donde las enchufamos, no cuentan con las garantías necesarias para darnos esa seguridad de que no va a pasar nada.

Muchas veces las compramos en establecimientos que están muy bien para comprar multitud de cosas, pero cuando hablamos de temas eléctricos…mejor ir a lo seguro.

Es importante en estas fechas y siempre, recordar que no se pueden conectar muchas cosas a una misma toma de corriente. No podemos conectar regletas a regletas y quedarnos tan a gusto. Al final, esas regletas las estamos conectando a un mismo enchufe y tiene un límite. Un gran porcentaje de los incendios se producen por cortacircuitos en donde hemos querido apurar y enchufar muchas cosas que al final han provocado una saturación en el enchufe y el fallo eléctrico.

LAS VELAS

Otra de las cosas que más nos gusta poner en estas fechas y también en momentos especiales del año.

Las velas están genial, sobre todo si huelen. Dejan un aroma maravilloso y es que son bonitas de ver. Lo tienen todo. Pero en ese todo tenemos que englobar peligro. No es absolutamente necesario encender una vela y estar delante mirando cómo se consume y controlar que no sucede nada. Pero sí que tenemos que tener dos dedos de frente y no marcharnos de casa (aunque sean 5 minutos) dejando velas encendidas. Porque en ese caso, puede pasar algo o no puede pasar nada, pero hasta que volvamos no nos vamos a enterar y puede que ya sea tarde para arreglarlo.

Mucho ojo también cuando tengamos mucha gente en casa y encendamos velas. Somos más gente, puede que haya niños, personas mayores que se mueven con dificultad…al final la vela es una llama que tenemos controlada mientras no pase nada. Lo mejor es tenerla lejos del alcance de los niños y en lugares de poco tránsito.

Por último y no menos importante, cuidado al elegir dónde ponemos la vela. Que sea un sitio espacioso, lejos de cualquier material que pueda arder en contacto con la llama…ya sabéis.

APARATOS DE CALOR

En las épocas invernales está a la orden del día escuchar en las noticias el triste fallecimiento de alguien por culpa de una mala combustión de sus aparatos de calor o de incendios provocados por dichos aparatos.

Mucho cuidado con esto. A lo mejor tú que estás leyendo esto no has tenido en tu vida un calefactor o así porque pensarás «para eso está la calefacción». Pero puede que alguien de tu familia o de la familia de tus amigos que sea mayor y que prefiere tener caliente solo una habitación que el resto de la casa, tenga un aparato (y además antiguo) para calentarse. El sistema eléctrico de esos aparatos no tiene las calidades que tienen los de ahora. Tampoco ofrecen las garantías de seguridad de hoy en día y de verdad, son muy peligrosos si no están en perfecto estado (y si hablamos de un aparato que puede tener 20 años o más…imagínate).

¿Soluciones? Comprar un aparato más moderno o instalar un radiador eléctrico en la habitación que además de ser seguro, es muy cómodo para adaptar la temperatura, programar su encendido o apagado…etc y así, desterrar definitivamente cualquier calefactor que pueda ser peligrosos.

OJO AL COCINAR

Otro de los puntos calientes y con este terminamos. Si no estar pendiente de lo que cocinamos puede resultar peligroso el resto del año, en navidades más. Cocinamos más cantidad, más cosas a la veces y mientras pensando en mil cosas. Muy fácil que nos despistemos y algo se nos queme.

La mejor solución para esto es disfrutar de los alimentos que estás preparando, disfrutar mientras cocinas y evitar lo menos posible las distracciones que te hagan estar mucho rato sin prestar atención en los fogones o ponerte alarmas para recordarte que debes ir de poco en poco.

 

4 consejos, 4 recomendaciones que todos sabemos y que os hemos recordado para que estas Navidades disfrutéis de vuestro hogar, de vuestra familia y de estas fechas tan especiales.

 

 

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your comment:

Your name: